• Fitpass

¿Qué son los entrenamientos funcionales?



Los entrenamientos funcionales son uno de los tipos de ejercicios más hablados y practicados de los últimos años. Su practicidad y accesibilidad son dos de las cualidades que mejor los posicionan con respecto a las demás actividades físicas. Pero, ¿qué son los entrenamientos funcionales?


Entrenamientos funcionales ¿Qué son y cómo funcionan?


Los entrenamientos funcionales son un conjunto de ejercicios multiarticulares que tienen la intención de atender un fin, propósito o función específica, basándose en movimientos de la vida cotidiana. Como por ejemplo, subir y bajar escaleras, desplazamientos, saltos, entre otros.


Esta disciplina tiene origen en Estados Unidos, donde fue utilizada principalmente para entrenar a fuerzas armadas especiales como la marina, fuerza aérea e incluso SWAT. Con el paso del tiempo, se fue implementando como programa de rehabilitación para que los pacientes pudieran recuperar movimientos perdidos.


Te puede interesar: ¿Se puede usar cubrebocas para hacer ejercicio?


La técnica evolucionó para formar parte del universo fitness con el propósito de mejorar ciertos movimientos y actividades determinadas de nuestro día a día. Los entrenamientos funcionales normalmente trabajan con ejercicios de fuerza-resistencia y cardio, convirtiéndose en una rutina completa.


Usualmente, los entrenamientos funcionales comparten las características de realizar una sinergia muscular y movimientos naturales al momento de ejercitarnos. De esta forma, se convierte en un reflejo del movimiento y desgaste habitual. Es importante realizar calentamiento y estiramientos antes y después del ejercicio para evitar cualquier tipo de lesión.


¿Cómo identificar los entrenamientos funcionales y qué ventajas ofrecen?


Como previamente mencionamos, los entrenamientos funcionales deben cumplir con una función determinada, trabajando varias articulaciones del cuerpo de forma simultánea (multiarticular). Por lo general, el ejercicio es realizado con el propio peso del cuerpo aunque puede incluirse cierto peso adicional.


En caso de utilizar equipo, los más habituales suelen ser mancuernas, cuerdas, gomas elásticas, entre otros. En su mayoría se realizan los ejercicios de pie, a diferencia de sentarse.


Su accesibilidad es una de sus grandes virtudes, por lo que cualquier persona puede hacer entrenamientos funcionales, siempre y cuando se adapte a sus respectivas capacidades. Del mismo modo, no se requiere más que el mismo cuerpo y una superficie cómoda y acolchada para hacer los ejercicios.


Lee más: Calistenia, errores que hay que evitar


Entre los múltiples beneficios que ofrecen los entrenamientos funcionales destacan: un notable aumento en fuerza, resistencia, equilibrio, cardio, movilidad de nuestras articulaciones, coordinación, flexibilidad y tonificación.


Más a su favor, también ayuda a prevenir lesiones a largo plazo, gracias a la estabilización muscular y articular. Se cree que gracias a los entrenamientos funcionales podemos adquirir nuevos patrones de motor para ser más ágiles, coordinados y receptivos.


Para concluir, también nos aportan beneficios estéticos y saludables como por ejemplo: la pérdida de grasa, fortaleza en la musculatura general del cuerpo y alivio de estrés.


Ejercicios recurrentes en los entrenamientos funcionales


Algunos ejercicios que por lo general podemos realizar si queremos hacer entrenamientos funcionales son los siguientes:


Sentadillas: Este ejercicio imita el movimiento de sentarnos repetidas veces, por lo que es una excelente forma para trabajar los músculos del tren inferior del cuerpo. Se puede usar algún tipo de pelota o peso adicional si así se desea.


Burpees: Haciendo énfasis en la correcta utilización de la técnica, priorizando por encima del número de repeticiones ayudará a mejorar nuestro cardio de manera sustancial.


Desplantes: Ampliamente recomendados para mejorar la postura y el equilibrio, como también para fortalecer y delinear piernas y glúteos. Se puede combinar con peso adicional, saltos y otros elementos que aumenten el nivel de dificultad.


Flexiones: Con las clásicas flexiones podemos hacer trabajar los músculos de la parte superior de nuestro cuerpo. Para aumentar el nivel de dificultad podemos incrementar el número de repeticiones, hacer otro tipo de flexiones o reducir el tiempo de descanso.


POR: Mario Badillo - Samadhi


_________


Samadhi es un espacio dedicado a promover tu bienestar y desarrollo.


Nuestra plataforma enfocada en Wellness, Fitness y Nutrición te acompañará para que logres tu mejor versión. Más contenido de Samadhi en samadhi.io . También síguelos en IG: @Samadhi.io y FB como: @Samadhi.io



Mario Badillo es un joven entusiasta, amante de los deportes y apasionado por contar las mejores historias que tengan un impacto positivo en el público.