Dieta cetogénica, ¿sí o no?

Actualizado: 17 jun

Dieta Cetogénica, más conocida como la “dieta keto.” Muy trendy, pero ¿Realmente la recomiendo y es buena para nuestra salud?



La dieta keto es aquella que consiste primordialmente en el consumo de grasas como la fuente principal de energía, con un moderado aporte de proteínas y eliminando asi por completo los carbohidratos. Esta dieta fue creada hace muchos años especialmente como parte de tratamiento para niños con epilepsia. Esta dieta hace que el cuerpo sufra cambios metabólicos parecidos a los que se experimentan con un ayuno, pues el cuerpo produce cuerpos cetogénicos los cuales ayudan a disminuir la intensidad y frecuencia de las convulsiones en estos pacientes.


En los últimos años se puso de moda para la pérdida de peso, ya que al eliminar los carbohidratos los cuales son nuestra fuente principal de energía, el cuerpo entra en cetosis y trabaja sobre las grasas, haciendo que estas se oxiden y se pierda peso de manera más rápida.


¿Por qué no la recomiendo?


No porque algo funcione, no quiere decir que sea lo más optimo para la salud. Tenemos que ser consientes que TODA dieta funciona, siempre y cuando se haga. Entonces, algo que tiene la dieta keto, es que se tiene que seguir estrictamente, ya que si se excede la mínima cantidad de carbohidratos que se permite, el cuerpo ya no entra en cetosis o se sale de ella, haciendo que ésta no funcione. Entonces teniendo éste ultimátum, la gente automáticamente se compromete a ella.


Por otra parte, los carbohidratos son nuestra principal fuente de energía, éstos no son malos siempre y cunado se consuman en su porción. Cabe recalcar que 1 gramo de carbohidrato contiene 4 kcals vs. 1 gramo de grasa que contiene 9 kcals. Podemos ver que en realidad el enemigo no es el ingrediente, sino el abuso de la porción.


Contras de la dieta keto:


  • Los primeros días se vive una keto “flu,” malestares desagradables como irritabilidad excesiva, dolor de cabeza, mucho cansancio y sed, en lo que el cuerpo se acostumbra.

  • Se tiende a desarrollar mal aliento, como a manzana podrida a causa de los cuerpos cetónicos.

  • La pérdida de peso masiva no solamente es de grasa, sino de líquidos, pues al no haber carbohidratos que absorben un poco de agua, se pierde bastante peso también de líquidos y no necesariamente solo de grasas.

  • Los niveles de lípidos (colesterol, ácido úrico y triglicéridos) se pueden elevar.

  • Este tipo de alimentación no es sostenible ni sustentable a largo plazo.

  • Si no se regresa de manera gradual, correcta y guiada a una alimentación normal, se puede ganar muy rápido el peso perdido y hasta el doble de lo que se perdió, teniendo un efecto rebote.


En conclusión, no hay necesidad de someterse a este sufrimiento, cuando existen muchas más alternativas saludables que también funcionan. Lo único que provoca una ganancia de peso es si se consumen más kcals de las que se gastan en una ventana de 24 horas (provenientes de cualquiera o de la suma de los tres macronutrimientos: grasas, proteínas y carbohidratos). Se puede bajar de peso de manera saludable con una dieta balanceada con déficit calórico en conjunto con el correcto tipo y tiempo de entrenamiento para lograr la composición corporal deseada. Pero debemos recordar que se requiere de paciencia, y persistencia, pero sobre todo de la formación de hábitos, pues lo que rápido viene rápido se va.


POR: REN ROCHA

_______________


Soy Ren Rocha, Licenciada en Nutrición y Ciencias de los alimentos, la mayoría de mis pacientes son por padecimientos de salud, pérdida de peso o deportivos. Cuento con una maestría en Nutrición y medicina, un diplomado en Nutrición y Cáncer, y una certificación en salud gastrointestinal. Doy consultas online vía Zoom, y siempre me pueden contactar en mi Instagram @sanoquesabe para más información y para ser parte de mi comunidad donde día a día compartimos y gozamos de un estilo de vida activo y saludable.